Monitor

Monitor

viernes, 12 de agosto de 2011

Capitulo 14






Si, era Ryan el que iba caminando a unos metros de mí, pero no iba solo, una chica lo acompañaba, y tomados de la mano caminaban muy felices, de pronto vi que se besaron muy cariñosamente mientras sentía que mi corazón se rompía pedazo a pedazo.

“Tal vez no es él” pensé. Pero tuve la oportunidad de verlo más cerca y entonces pude cerciorarme de que si era él, quién sin advertir mi presencia, me estaba mostrando toda la realidad. Pensé en acercarme a él para decirle todas las cosas que sentía decirle, me llené de rabia, decepción, tenía ganas de golpearlo, de recriminarle todas las cosas que habían pasado… pero no, no valía la pena. Me di la vuelta y me dirigí a la salida de la universidad.

Sentí pasos detrás de mí, y sentí una mano sobre mi hombro, volteó y era él quién me miraba sorprendido de haberme visto ahí.

—Anya, ¿Qué haces aquí?

—Suéltame—Dije quitando su mano de mí y me eché a caminar más rápido.

—Anya, ¡por favor! ¿Nada más quieres decirme lo que haces aquí? —dijo caminando detrás de mí.

—Ya vi todo lo que quería ver, y ya de ti no quiero nada más…—dije mientras seguía caminando indignada.

—Anya, no es lo que piensas…

Me detuve bruscamente y me paré frente a él mirándolo a los ojos tratando de contener mis lágrimas.

— ¿Te hice algo malo? ¿Alguna vez te hice daño? ¿Fui tan mala como para merecer esto?

— ¿Merecer qué Anya?

—Te pedí sinceridad… ¿Qué era algo tuyo y mío? Y Joanna ¿qué? ¡¿Por qué la excluiste cuando era la razón de todo?!

—Ann… es que no entiendes, no es nada de lo que tú piensas…

— ¿Ah no? Por Dios Ryan… ¡deja ya de mentirme! —comencé a llorar.

—Ann…

—Ryan, ya… ¿sí? No quiero explicaciones, no quiero nada de ti… con esto comprenderás que no me interesa saber de ti más, todo lo que significabas para mí se ha ido, me has decepcionado… no sé quién eres… nunca te pedí mucho, solo que fueses sincero conmigo, y no lo hiciste, ¿Qué más quiero? Ojalá algún día te des cuenta de que en verdad te amé…—Dije poniéndole en las manos la libreta con las memorias que llevaba y me fui mientras él se quedó ahí parado sin decir más.

Llegué a la parada en donde tenía que esperar el camión que regresaba a Guadalajara de pronto llegó Samanta, la hermana de Ryan.

— ¿Anya? —preguntó con una sonrisa.

—Ah… Hola Sam… ¿Cómo estás? —pregunté con una tristeza que traté de disimular.

—Pues bien… pero veo que tú no, ¿Qué tienes?

—Pues… —dije sin contener más el llanto—Acabo de ver a tu hermano con otra chica…

—Ay Ann… —dijo abrazándome—yo creo que tú mereces a alguien que te respete, y te haga feliz… vales muchísimo nena, en serio…

— ¿Tú sabías algo de él y Joanna?

—Anya, Ryan es mi hermano y yo no me puedo meter en eso… de verdad lo siento.

—No te preocupes Sam… nos vemos después ¿sí? No me siento bien.

—Si Ann… y recuerda por favor que siempre podrás contar con nosotros…

—Gracias. —Dije subiéndome al camión.

 Algo me decía que Samanta ya sabía todo sobre Joanna desde el principio, y nunca había podido advertirme en las veces en las que nos habíamos visto y platicado por chat, me sentí engañada, burlada… llegué a mi casa y me tiré sobre la cama, no supe a qué hora dejé de llorar, me quedé completamente dormida.

Algunas veces platicaba con mis primas, otras veces solamente me desahogaba con quién fue mi mayor apoyo en todos esos momentos, Luisa. Platicábamos por largas horas en el chat o por teléfono, y sin duda siempre me sacaba una sonrisa en momentos en los que creí que no podría hacerlo.

Los días transcurrieron, todo se convirtió en un vacio demasiado intenso, las clases estaban por terminar y mi estadía allí también. Por 3 meses me ausentaría para regresar a mi casa, un descanso que necesitaba para olvidarme de todo lo malo que había vivido estos últimos meses, quería olvidar, necesitaba olvidar. Pero con el transcurso de los días me daba cuenta de que a pesar de todo yo nunca odié a Ryan. No puedes odiar a alguien a quién quisiste de verdad, no puedes desearle algo malo, y yo no lo hacía. Muy dentro de mi muchas veces lo extrañaba, o al menos extrañaba lo que creí que era, la idea de perfección que me forjé de él, de pronto se venían los recuerdos a mí de todo lo que me había hecho, y todas las mentiras que me había dicho y sentía odiarlo… pero no lo odiaba, puedes sentir que odias a alguien, pero es algo pasajero, el odio es algo horrible y más profundo que no se borra, y lo que yo sentía si, iba y venía, como es normal cuando apenas atraviesas algo tan terrible como eso.

Renuncié a mí misma, le di todo de mí, mi mundo era él, mi felicidad era él y nada más. Ahora me doy cuenta de lo equivocada que estaba, quien te ame de verdad compartirá su mundo contigo, y tú con él, más podrán ser felices ambos en su propio mundo, serán dos compartiendo la felicidad de ambos, sin renunciar a nada, dando ambos lo mismo, sin pedirlo, porque se siente, por que nace darlo… cuando uno da todo sin recibir absolutamente nada, ya no es amor.

La vida me había puesto una prueba muy grande, pasé por algo por lo que nunca pensé pasar, siempre creí que el amor podía lograrlo todo, ahora sé que no basta con que solo uno de los dos dé todo el amor del mundo, se necesitan dos, y solo así es como el amor puede lograr cualquier cosa que se proponga. El amor es la fuerza motivadora del mundo, quién actúa con amor tiene el poder de cambiar el universo entero, es así que entonces me explico cómo es que los políticos no logran nada por nuestro planeta, por que actúan por interés, interés propio, egoísta… pero quién actúa con verdadero amor, actúa con sinceridad, con paciencia, sin orgullo, sin egoísmo, quién puede amar a alguien, ya sea a su familia, a su pareja, a sus mascotas, a las plantas, animales, a todos los seres vivos, posee el don más noble que existe, y que no cualquiera tiene. Aprendí que el amor es eso, un don, que no cualquiera posee y que gracias a ello es que la gente que si lo tiene puede dejar de creer en él. A mis 19 años, puedo decir que creo en él más que nunca, sé que existe, lo sentí. Lo siento aún, pero de distinta manera… creo que las personas que llegan a tu corazón nunca se van… van dejando huellas de las que tenemos que aprender para no cometer los mismos errores y poder así estar listos para cuando llegue nuestro verdadero amor, tal y como algún día me lo dijo mi mamá cuando tenía 14 años, estoy segura de que me quedan muchas caídas, mucho por aprender, pero sé que al final, todo habrá valido la pena.



Dejé el lápiz sobre la mesa y di un suspiro. Miré las hojas que estaban sobre la mesa y comencé a hojear todo lo que ya había escrito. De pronto sentí la mano de alguien sobre mi hombre y volteé suavemente.

— ¿Terminaste? —preguntó Luisa.

—Sí, todo listo… —sonreí.

—Y, ¿Qué tal? ¿Cómo te sientes?

—Bien… muy bien, creo… es algo que ya no tenía que sacar para que no me hiciera más daño…

— ¿Lloraste aún?

—Un poco… ya han pasado 6 meses desde que todo ello terminó, pero el escribir todo esto me hizo recordar cosas que aún duelen, pero te aseguro que de los cuales aprendí mucho…

—Escribir tu historia con Ryan fue lo mejor que pudiste hacer. Cuando Jean se fue te quedaste con muchas cosas, muchos miedos, y de los que debiste desahogarte así como ahora… sino te sientes con confianza de mostrarle a alguien lo que has escrito, no lo hagas, eso es algo que se queda contigo.

—Espero que le sirva a alguien algún día, y yo sé que cuando llegue el momento alguien podrá leerlo y tal vez aprenda un poco de lo que yo pasé, y que lejos de crearle miedo, espero poder transmitir mis ganas de amar a pesar de todo, porque el amor existe…

Me abrazó con fuerzas, salió de mi recamara y comencé a guardar todas las hojas que había escrito, con todo cariño, como si fuesen un tesoro muy valioso, y si, era mi tesoro, tal vez para todos los demás no significaría nada una historia de alguien tan común como yo, pero quién pudiese ver su esencia podría darse cuenta de todos los grandes sentimientos que traía consigo.

De pronto escuché unos pasos más fuertes, alcé la cara y vi aquella agradable presencia que me visitaba en mi nueva casa en Guadalajara en donde ya vivía con mis papás y era mucho más feliz que antes.

—Jean… ¿Qué haces aquí? —pregunté con una gran sonrisa.

—Te dije por chat que algún día vendría a verte, y aquí estoy. No podía hacerlo antes por qué dices que a tu tía le molestaba las visitas ¿no? Pues ahora creo que tus papás no tendrán inconveniente…

—No por supuesto que no —sonreí. —hasta Luisa, mi mejor amiga a la que solo conocía por internet ya puede venir a visitarme, y eso me gusta, me siento más en casa…

—Ya teníamos casi 1 año sin vernos, y la verdad es que te extrañé Ann.

—Yo también a ti Jean, aunque platicamos muy pocas veces por chat, siempre esperé volver a verte… —Me ofreció sus brazos y nos dimos un amistoso abrazo.

Volver a ver a Jean me causaba una sensación que me daba mucha paz. Su presencia me causaba un poco de nerviosismo pero a pesar de ello, lo sentía como alguien que me daba muchísima confianza, como siempre lo había hecho, algo que increíblemente podía seguir logrando en mí.

—Bueno y, ¿Qué ha pasado con tu vida? —pregunté.

—Pues después de mucho pensarlo… elegí a Paulina… aunque, aún extraño a veces a Brisa.

— ¿Y si la quieres?

—Sí, la quiero mucho, más no la amo, para amarla creo que aún falta mucho…—Suspiró—Y bueno… ¿Qué has hecho tú? ¿Aún sigues pensando en Ryan?

—Algunas veces… creo que es imposible olvidar algo tan fuerte como eso, lo bueno y lo malo, pero prefiero pensar en lo bueno y agradecérselo, finalmente, jamás podré odiarlo, y debo agradecerle por todo lo que aprendí con él y las cosas buenas que logró en mi, ¿o no?

—Tienes mucha razón, eres muy linda Ann… —Dijo sonriéndome. —¿Qué te parece si salimos a patinar?

—Me parece bien.

Pasamos una tarde extraordinaria, salir con Jean me había hecho distraerme de muchas cosas, pocas veces había aceptado salir pero esta vez había sido excelente, y creo que a pesar de todo, me resigné a ver a Jean como un amigo, solo un amigo, al que quería muchísimo, y quién siempre sería demasiado especial para mí.

Un fin de semana fuimos a la ciudad de México a Celebrar el cumpleaños de mi abuela, estábamos muy alegres mi familia y yo festejándolo, cuando de pronto sonó mi celular y registraba el número de Mike. Me sorprendí mucho, sentí que mi corazón se detuvo y pensé que tal vez podría ser alguien más, contesté y era su mamá.

—Hija, ¿Cómo has estado? Habla la mamá de Mike.

—Que tal señora… muy bien gracias ¿y usted? Me da gusto escucharla.

—Bien hija, ya casi dos años desde lo que pasó con mi hijo, pero mucho mejor, necesito verte Any, ¿podrías venir?

—Sí, claro señora, voy para allá.

Me arreglé rápidamente y me dirigí rápido hacia la casa de Mike a la que no había ido desde que él falleció. Llegue y su mamá me llevó hasta su habitación en donde habían muchas cajas en el suelo.

—A penas tuve el valor de abrir las cajas de su habitación. Todo lo guardó su papá y apenas abrí cosas que Mike dejo guardadas, y encontré una foto de ustedes dos.

Tomé aquella fotografía y sonreí mientras que la nostalgia me invadió. Lo extrañaba mucho, nadie sería como él, nadie ocuparía su lugar… seguía siendo mi mejor amigo, con quién hablaba en silencio cuando más me hacía falta.

—Estaba en esta cajita con una pulserita y una carta, una carta dirigida a ti…

Me sorprendí mucho, no podía creer que Mike me hubiese escrito alguna vez una carta y y jamás me hubiese dicho algo, la tomé suavemente, me moría por saber que decía.

—Te dejo para que la leas, ahorita regreso. —Dijo saliendo de la habitación.

Me senté sobre la cama y abrí la carta con todo cuidado a pesar de mi desesperación por leerla, la desdoblé y comencé a leer todo aquello que me había dejado mi mejor amigo.

“Hermanita:

Sé que cuando leas esto estarás odiándome por no haberte dicho la verdad sobre lo que tenía, prometimos contarnos todo y yo te fallé, pero sabía que eres muy sensible y que te dolería muchísimo estar pensando que en cualquier momento podría irme, pero todo lo hice por tu bien, sé que tal vez me extrañes ahora, pero quiero decirte que no tienes por qué hacerlo, porque siempre estaré contigo, apoyándote en todo, y aconsejándote en silencio, como lo he hecho todo este tiempo. Cuídate mucho Any, eres una niña muy sensible, y a veces frágil, lo que cualquiera podría aprovechar para lastimarte, y yo sé que tú eres muy fuerte, solo necesitas creerlo, te crees más débil de lo que realmente eres, sé fuerte, pero nunca pierdas esa sensibilidad que te caracteriza, porque es una de las cosas que te hacen ser más especial. Nunca borres tu hermosa sonrisa, nunca dejes que nadie la apague, y por favor, prométeme que nunca dejaras de creer en el amor, prométeme que algún día te veré muy feliz, como toda una profesionista que encontró el amor y que es exitosa, que tiene hijos hermosos (yo sé que no me gustan los niños, pero los tuyos si serán muy especiales) y alguien a su lado que la ama con toda el alma… que madurarás pero que nunca perderás el alma de niña, de inocencia, que aunque no siempre actúes con ellas, las mantengas ahí en tu corazón dándote alegría y todas las fuerzas que necesites.

Ann, yo nunca te dejaré, quién te quiere en verdad siempre está ahí, en tu corazón, cuidado de ti en donde estén, abrazándote desde la lejanía, acortando las distancias con amor… tal y como lo sentiste algún día con Jean, solo que esta vez es diferente, porque tú y yo jamás podremos volver a vernos, pero yo vivo en ti, si tu así lo quieres. Vive tu vida Ann, y sonríe siempre, sabes que no me gusta verte triste, llora si así lo sientes, pero vive intensamente tu vida, disfruta tus sufrimientos porque de ellos aprenderás, más no te encierres en ellos, vívelos así como tus alegrías y sigue adelante, perdona, y corrige los errores que tengas que corregir, al final verás que todo vale la pena, pero por favor, como te lo mencioné antes, nunca dejes de creer en el amor, porque SIEMPRE HABRÁ UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA AMAR.

Te quiere con todo su corazón tu amigo por siempre.

                                                                                                                        Mike.”



Al terminar de leer la carta lloré mucho, era una mezcla de alegría y nostalgia, abracé la carta y la mamá de Mike entró en ese momento a la habitación, nos abrazamos y lloramos juntas, como el día del velorio, aquello me dio muchas más fuerzas para seguir adelante.

Llegué a Guadalajara de nuevo, me encontraba haciendo mis proyectos de final de semestre para la universidad, de pronto sonó mi celular. Era un mensaje de un número que no tenía registrado, lo abrí, y sorprendida leí lo que decía.

“¿Puedes salir un momento?”

Pensé que se trataba de alguna equivocación y pregunté quién era, a lo que me respondió lo siguiente:

“Anya, necesito hablar contigo…”

Definitivamente sabía quién era yo. Me quedé pensando en todas las posibilidades de quién podría ser, pero ninguna coincidía con todo ese misterio, salí de mi recamara y me dirigí hacia la puerta principal, abrí la puerta y con gran sorpresa vi de quién se trataba…



Continuará... 

19 comentarios:

  1. Me encanto, hasta llore en verdad me llego este capitulo suerte

    ResponderEliminar
  2. Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! :|
    de nuevo lo mismo :O ... Ryan? Joel? ... baah, no tengo ni la menor idea ...
    Mike ♥ que lindo *-*, el ha sido el mejor en toda la nove jajajajaa
    No quiero que se acabeeee >< noo!

    ResponderEliminar
  3. Yo queria que se quedara con Jean :( jajajaja Igual Amoo la noove y no quiero que termiine :( ♥

    ResponderEliminar
  4. hey!!
    me muero x saber k es lo k sigue
    estar emocionante

    ResponderEliminar
  5. stoy llorando en la realidad jaj q loco como unas palabras t pueden llegar tan fuerte al corazon.. La verada tu nove es hermosa . . m encanta totalmente.
    Tienes magias en tus manos al escribir

    ResponderEliminar
  6. ola iezz hay me encanto el cap porfa sube otro lo maz antes pozible hehe, pff iore mucho buu ame la carta k le escribio mike a ann y espero ke sea ryan el k la fue a buscar aunque no estaria de acuerdo en que regresaran hehe bueno me encanto la nove me voi sube pronto!!!
    att
    carly!!

    ResponderEliminar
  7. mike me hiso llorar y jeannn omg no va aquedar con el mueroo!! seguro es ryan ¬¬

    ResponderEliminar
  8. Haaaaaaaaa nooo como la dejas asi
    Lezz me muero de la curiosidad por saber
    quien es
    awww Mike , siempre fue tan lindo como mejor amigo :')
    Awww y Jean awwwww es taaan lindo
    nooo lezz no me puedes dejar con la
    duda
    hasta el lunes :O
    No quiero que se acabe Monitor :(

    ResponderEliminar
  9. ay iezz que linda esta novela, hermosa y demas....lo mas seguro es que sea Jean pero todo puede pasar :) si lees este comentario me gustaria que entraras en esta pagia y leyeras las notas xfiiiissss, espero el proximo capitulo soy Alejandra : www.facebook.com/pages/Rainy-days/183882124999884

    ResponderEliminar
  10. ahhh mike....K tierno k mal k ya no este

    Wow me dejas con la intriga ¿quien sera?

    sera Ryan ah lo Odio nunca me callo bien
    ¿Y si fuera el chico k era dark?
    Fuera jeavi k kedara con el un final impactante bueno k hago yo hablando tantos disparates espero el proximo capitulo el lunes buehh chaOOOOOO

    ResponderEliminar
  11. que lindo el gesto de Mike *,* es como un sueño.
    Aww quién será? me encantaría que fuese Jean con una gran serenata porque en verdad la ama y terminó con la niña.. O: pero no lo creo así.
    Si no podría ser Joel :O jajajajaj. Pero RYAN NO ¬¬ GRRR. POR FAVOR >< O quizás el amigo de su primo :O ... ESPERO EL ÚLTIMO CAP. :D

    ResponderEliminar
  12. que linda la carta de mike casi lloro ;'D aww y es cierto siempre hay otra oportunidad para amar pork lo que nos ponen en el camino son lecciones de la vida :D en verdad me encanta tu historia y me muero por saber quien es el que le dijo que saliera *0*!!!!!!!!!! :3 !
    un saludo♥!

    ResponderEliminar
  13. ahaha no lo puedo creer me muero por saber de quien se trata !! quien sera??
    Sera Jean o Ryan?? aich Ryan le hiso daño a la pobre Anya U_U

    ResponderEliminar
  14. llore con la carta esta muy triste !!! y yo digo q es el mala ondaa de ryan espero que se haya vuelto buena onda

    ResponderEliminar
  15. PTM!!! SIEMPRE ME QUEDO CON LA DUDA ?¿¿? PERO LA NOVELA ESTA GENIALISIMAAA ESTUPENDAA PERO ESPERO QUE SEAN JEAN!! YO QUIERO QQ SE QUEDE CON EL RYAN ES UN IDIOTA QQ NO LA SUPO VALORAR :P
    FELICIDADES POR LA NOVELA INCREIBLEMENTE BUENA (Y)

    ResponderEliminar
  16. La mejor novela que he leido!!.. me encantaa! Me hace llorar, muchas cosas que nos deben pasar a todas, se ven en esta novela!!.. La amooo!.. Sos muy grossa escritora!!.. Sigue asi!! Aguante Jean!.. :D

    ResponderEliminar
  17. el siG capitulo xfaa ya es hoooraaa

    ResponderEliminar